Pasar al contenido principal
Comprar un carro usado puede ser una experiencia emocionante, tanto a los 16 como a los 60 años. Pero con un precio promedio estimado por el sector en $28,000, la compra de un carro usado también puede ser un compromiso financiero importante. Cuanto más sepa al momento de ir al concesionario, mejor se sentirá cuando salga conduciendo del lugar. Por ejemplo, los concesionarios tienen que colocar una Guía del Comprador en cada carro usado. Usted también tiene derecho de ver una Guía del Comprador si compra un carro usado en línea. En la Guía se debe indicar si un carro tiene garantía o si se vende “en su estado actual” (as is, en inglés). También le conviene obtener un informe del historial del vehículo e informarse sobre las inspecciones independientes, opciones de pago y lo que tiene que hacer si tiene un problema después de cerrar el trato.

Haga su tarea

Antes de salir a comprar un carro usado en un concesionario, haga su tarea. Esto le podría ahorrar mucho dinero. Considere qué tipo de carro necesita, cómo lo utilizará y cuál es su presupuesto. Y no se olvide de considerar otros costos como el registro, el seguro, la gasolina y el mantenimiento del carro. Investigue sobre los modelos disponibles, opciones, registros de reparaciones, pruebas de seguridad y millaje.

Una vez que ya haya determinado el carro o carros que le interesan, pídales a los concesionarios que le entreguen los precios llave en mano por escrito antes de visitarlos. Use esas cotizaciones para:

  • Confirmar que efectivamente le están aplicando los precios, descuentos, rebajas y demás puntos que figuran en los anuncios.
  • Confirmar que tengan el vehículo en stock en el salón de ventas.
  • Revisar si el concesionario trató de incluirle a último minuto adicionales u otros cargos.

Luego, busque información sobre el concesionario antes de visitarlo. Comuníquese con sus agencias de protección del consumidor locales y estatales para averiguar si registran quejas sin resolver sobre algún concesionario en particular. También puede verificar la reputación de un concesionario realizando una búsqueda en internet con el nombre de la compañía junto con palabras como “scam”, “review” o “complaint”; si hace la búsqueda en español agregue palabras como “estafa”, “comentario” o “queja”.

Ventas de concesionario y Guía del Comprador

Los concesionarios deben exhibir una Guía del Comprador en cada carro usado que ofrezcan a la venta. Y también deben entregársela a los compradores después de la venta. Esto incluye furgonetas utilitarias livianas y camiones, vehículos demos y carros de programa. Los demos son carros nuevos que no se vendieron, no se arrendaron en leasing ni se alquilaron, pero que fueron conducidos por el personal del concesionario. Los carros de programa son vehículos de un modelo del año en curso con pocas millas que fueron devueltos después de haber estado en leasing o en alquiler por un breve período de tiempo. Los concesionarios no tienen que exhibir las Guías del Comprador en motocicletas ni en la mayoría de los vehículos recreativos.

En la Guía del Comprador se indica lo siguiente:

  • Los sistemas mecánicos y eléctricos más importantes del carro, incluidos algunos de los principales problemas que debería revisar.
  • Si el carro se vende “como está” o con garantía.
  • Cuál es el porcentaje del costo de reparación que le corresponde pagar al concesionario conforme a la garantía.
  • Que todas las promesas deben estar por escrito.
  • Que solicite una inspección mecánica independiente del carro antes de comprarlo.
  • Que obtenga un informe del historial del vehículo y que visite ftc.gov/usedcars para obtener información sobre cómo conseguir un informe, cómo averiguar si el vehículo está sujeto a una retirada del mercado y otros temas.
  • Que solicite una Guía del Comprador en español si la venta se lleva a cabo en español.
  • La información de contacto del concesionario, incluido el contacto para realizar quejas.
  • Y le recuerda que es difícil hacer cumplir las promesas verbales.

Los concesionarios de Maine y Wisconsin exhiben sus propias versiones de la Guía del Comprador.

Tenga presente los adicionales

Los adicionales son productos y servicios opcionales ofrecidos por el concesionario, por ejemplo, una brecha de cobertura de seguro, grabado del número de identificación del vehículo o VIN, tratamiento contra el óxido. A menudo, los adicionales pueden sumar miles de dólares y sólo se los mencionan al final de una larga y difícil jornada en el concesionario. Otras veces, los concesionarios pueden tratar de incluir estos y otros adicionales en su contrato sin siquiera hablarlo con usted y sin su conocimiento o aprobación. Así que le conviene hacer preguntas, obtener las respuestas por escrito, saber qué es lo que está pagando y que obtendrá a cambio.

Inspección independiente previa a la compra

Un informe del historial de un vehículo no reemplaza una inspección independiente del vehículo. En un informe del historial de un vehículo pueden figurar los accidentes y daños por inundación, pero por lo general no incluye los problemas mecánicos. Por eso siempre es una buena idea pagarle a un mecánico independiente para que realice una inspección mecánica de un carro usado. Efectuar una inspección del vehículo es una buena idea aun cuando el concesionario haya “certificado” e inspeccionado el carro, y aunque se lo vendan con una garantía o un contrato de servicio. Tendrá que pagar el costo de la inspección, pero es un gasto que lo puede ayudar a evitar pagar por un carro con graves problemas.

Una inspección mecánica es diferente de una inspección de seguridad. Las inspecciones de seguridad suelen enfocarse únicamente en cosas que hacen que un carro sea inseguro para conducir.

Si el concesionario no le permite retirar el carro de sus instalaciones, tal vez por las restricciones impuestas por el seguro, intente encontrar un servicio de inspección móvil que pueda ir al concesionario. Si no tiene esa opción, pídale al concesionario que lleve el carro a inspeccionar en el establecimiento de su elección. Si el concesionario no le permite hacer una inspección independiente, considere marcharse hacia otro concesionario.

Pídale al mecánico que haga y le entregue un informe por escrito en el que incluya un presupuesto estimado del costo de todas las reparaciones necesarias. Asegúrese de que en el informe figure la marca, el modelo y el VIN (número de identificación del vehículo). Si decide comprarle el carro al concesionario luego de ver los resultados de la inspección, puede usar los costos de las reparaciones estimados para negociar el precio del carro.

Opciones de pago

Cuando se trata de pagar un carro, tiene dos opciones: pagarlo todo de una vez o financiarlo para pagarlo con el transcurso del tiempo[link to Financing or Leasing a Car].

La financiación aumenta el costo total del carro porque también estará pagando el costo del crédito, incluidos los intereses. Considere cuánto puede pagar como pago inicial, el monto del pago mensual, el período de la financiación (por ejemplo, 60 meses) y la tasa porcentual anual (APR) aplicable.

Los ofrecimientos con pagos mensuales bajos pueden ser tentadores, pero a menudo tienen períodos de préstamo más largos y tasas de interés más altas, lo cual significa que, en total, son mucho más costosos.

Los concesionarios y otras entidades que ofrecen financiación, como bancos, cooperativas de crédito o compañías financieras, ofrecen una variedad de términos de financiación. Busque opciones, compare ofertas y negocie el mejor trato que pueda conseguir.

Si usted decide financiar la compra del carro, antes de firmar cualquier documento, asegúrese de comprender el acuerdo de financiación.

  • ¿Cuál es el precio exacto que está pagando por el carro?
  • ¿Cuál es el precio total de venta con la financiación incluida, vale decir, la suma de los pagos mensuales más el pago inicial?
  • ¿Cuál es el cargo financiero (el monto en dólares que le costará el crédito)?
  • ¿Cuál es la tasa APR (la medida del costo del crédito expresada en términos de tasa anual)?
  • ¿Cuántos pagos realizará y cuál es el monto de cada pago?

Políticas de devolución

Antes de comprarle un carro a un concesionario, pregunte por su política de devolución, pida que se la entreguen por escrito y léala atentamente.

  • La ley federal no establece que los concesionarios deben concederle tres días para cancelar el acuerdo y devolver el carro.
  • En algunos estados, los concesionarios deben otorgarle el derecho a cancelar. En otros estados, existe el derecho a devolver el carro a los pocos días a cambio de un reembolso, pero únicamente si el concesionario opta por concederle esta opción. Los concesionarios deberán describir el derecho de cancelación como un período de “reflexión”, una garantía de devolución del dinero o como una política de devolución “sin preguntas”. Averigüe cuáles son las reglas aplicables en su estado en la oficina de su fiscal general estatal.

Tipos de garantías

En la Guía del Comprador se debe indicar cualquier cambio que haya negociado en la cobertura de la garantía. Esos cambios prevalecerán sobre lo que se establezca en su contrato de venta. De modo que, a medida que negocie, asegúrese de que el concesionario haga los cambios en la Guía del Comprador y también en su contrato. Por ejemplo, si en la Guía del Comprador se indica que el carro se vende con una garantía y el contrato dice que se vende “como está”, el concesionario debe darle la garantía que se describe en la Guía.

Existen varios tipos de garantías. Es importante que conozca sus diferencias.

Como está: sin garantía del concesionario significa que el concesionario no pagará ningún problema ni las reparaciones necesarias. Usted está asumiendo el riesgo de todo lo que se estropee o deje de funcionar después de la venta. Hay varias cosas que debe saber sobre las ventas “como está”:

  • Cuando el concesionario ofrece un carro “como está”, la casilla que figura en la sección “Como está: sin garantía del concesionario” de la Guía del Comprador debe estar marcada.
  • Si la casilla “como está” está marcada, asegúrese de que todas las promesas que le haga el concesionario verbalmente, por ejemplo, la promesa de reparar el carro o cancelar la venta si usted no está satisfecho, esté escrita en la Guía del Comprador. De lo contrario, es posible que tenga dificultades para que el concesionario cumpla con lo que le prometió. Para averiguar cuáles son los datos informativos obligatorios en su estado para las ventas “como está”, comuníquese con la oficina de su fiscal general estatal.

Las garantías implícitas son las promesas tácitas y no escritas que un concesionario le hace al comprador. Si un carro usado no viene con una garantía escrita, igual está cubierto por las garantías implícitas, a menos que se trate de una venta “como está”. A continuación, se listan algunas garantías implícitas comunes:

  • Una “garantía de comerciabilidad” significa que el concesionario promete que el carro hará lo que se supone que hace: funcionará. Esta promesa se aplica a las funciones básicas de un carro. No cubre todo lo que pueda dejar de funcionar en el carro. Si su carro deja de funcionar después de la venta no significa que automáticamente estará cubierto por la garantía de comerciabilidad. Usted tendrá que probar que el problema o defecto ya existía al momento de la venta y el concesionario puede estar en desacuerdo y negarse a pagar las reparaciones.
  • Una “garantía de aptitud para un propósito particular” se aplica cuando usted compra un carro en base al consejo del concesionario con respecto a su aptitud para un determinado uso. Por ejemplo, un concesionario que le sugiere que compre un vehículo determinado como apto para remolcar un tráiler, le está dando una garantía implícita de que el vehículo es adecuado para ese propósito en particular.

Si tiene problemas que no están cubiertos por una garantía escrita, fíjese si tiene protección de alguna de estas garantías implícitas. La cobertura de la garantía implícita puede durar hasta cuatro años, aunque la duración de la cobertura varía según el estado. Para obtener más información sobre la cobertura de las garantías implícitas en su estado, puede consultar a un abogado o comunicarse con la oficina de protección del consumidor estatal.

Garantías totales y limitadas

Los concesionarios pueden ofrecer una garantía total o limitada sobre todos o algunos de los sistemas o componentes de un carro. La mayoría de las garantías de carros usados son limitadas y su cobertura es variable.

Si tiene una garantía total, incluirá los siguientes términos y condiciones:

  • Toda persona que sea propietaria del carro durante el período de tiempo de cobertura de la garantía puede obtener el servicio de garantía.
  • El servicio bajo garantía es sin cargo, eso incluye retirar y reinstalar un sistema cubierto, por ejemplo, el sistema de dirección, frenos, combustible o escape.
  • Si después de una cantidad razonable de intentos de reparación el concesionario no logra reparar el carro o el sistema cubierto por la garantía, usted puede optar por que le remplacen el carro por otro o que le rembolsen su dinero.
  • Para obtener el servicio bajo la garantía, solamente tiene que decirle al concesionario que necesita ese servicio.
  • No tiene límite de tiempo.

Si no se aplica cualquiera de estas cláusulas, entonces es una garantía limitada.

Una garantía completa o limitada puede no cubrir la totalidad del carro. El concesionario puede especificar que sólo están cubiertos ciertos sistemas.

Documentos de garantía

Si compra un carro que viene con garantía, asegúrese de obtener una copia del documento. Revísela atentamente y sepa qué es lo que cubre. En la garantía se brinda información detallada, por ejemplo, cómo obtener las reparaciones para una parte o un sistema que está cubierto. También dice quién es legalmente responsable de cumplir los términos y las condiciones de la garantía.

Garantías de fábrica vigentes

Si la garantía de fábrica continúa vigente, el concesionario puede incluirla en la sección de “sistemas cubiertos/duración” de la Guía del Comprador. Para asegurarse de poder aprovechar las ventajas de la cobertura, pídale al concesionario los documentos de garantía del carro. Verifique la información (qué está cubierto, millas/fechas de vencimiento y los papeles necesarios) llamando al concesionario. Tenga el VIN a mano cuando llame.

Contratos de servicio

Un contrato de servicio[link to Auto Warranties and Service Contracts] es una promesa de efectuar (o pagar) ciertas reparaciones o servicios. Aunque a veces se lo llama “garantía extendida”, un contrato de servicio no es una garantía. Puede comprar un contrato de servicio en cualquier momento. Los venden los fabricantes de carros, los concesionarios y algunas compañías independientes. Los precios y la cobertura pueden variar ampliamente.

Para decidir si necesita un contrato de servicio, considere las siguientes preguntas:

  • ¿El contrato de servicio duplica la cobertura de la garantía que ya tiene? ¿Comienza después de que se venza su garantía? Si el contrato de servicio dura más de lo que prevé conservar el carro, ¿el contrato de servicio es transferible o hay un contrato más corto?
  • ¿Es probable que el vehículo necesite reparaciones y cuánto le costarían? ¿Es probable que el costo de las reparaciones sea más alto que el precio del contrato?
  • ¿El contrato de servicio cubre todas las partes y sistemas? ¿La cobertura “de parachoques a parachoques” significa lo mismo que usted piensa?
  • ¿Tiene que pagar algún deducible, y en ese caso, de cuánto es ese deducible y bajo qué términos se aplica?
  • ¿El contrato cubre gastos contingentes, como gastos de la grúa de remolque y el costo de rentar un carro mientras se efectúan las reparaciones del carro?
  • ¿Tiene que realizar las reparaciones y el mantenimiento de rutina en el local del concesionario?
  • ¿El contrato de servicio tiene una política de cancelación y reembolso? ¿Se aplican cargos de cancelación?
  • ¿El concesionario o la compañía que ofrece el contrato de servicio tiene buena reputación? ¿El concesionario vende contratos de servicio a través de terceros?

Si le compra un contrato de servicio al concesionario dentro de los 90 días posteriores a la compra de un carro usado, el concesionario no puede eliminar las garantías implícitas sobre los sistemas cubiertos en el contrato. Por ejemplo, si usted compra un carro “como está”, normalmente, el carro no estaría cubierto por una garantía implícita. Pero si compra un contrato de servicio que cubre el motor, automáticamente obtendrá garantías implícitas para el motor. Estas garantías podrían ofrecerle una protección que supera el alcance del contrato de servicio. Asegúrese de obtener una confirmación por escrito de la vigencia de su contrato de servicio.

Si tiene problemas

Si tiene un problema y piensa que está cubierto por una garantía o contrato de servicio, siga las instrucciones indicadas en la garantía o contrato de servicio para obtener el servicio. Si surge una disputa y no puede resolverla con el concesionario, tiene algunas otras opciones:

  • Si su garantía está respaldada por el fabricante del carro, comuníquese con el concesionario oficial. Ellos pueden decidir sobre las cuestiones de los servicios y reparaciones bajo garantía.
  • Comuníquese con la oficina del fiscal general de su estado. Los adjuntos de los fiscales generales para asuntos de protección del consumidor se ocupan de una variedad de temas, desde atención médica, pasando por automóviles y hasta privacidad.
  • También puede considerar recurrir a una organización de resolución de disputas. De hecho, conforme a los términos de varias garantías, recurrir a un programa de resolución de disputas puede ser un requerimiento como un paso previo a la presentación de una demanda contra el concesionario o fabricante. Si usted le compró su carro a un concesionario franquiciado, es posible que pueda disponer del servicio de mediación a través de AUTOCAP (Automotive Consumer Action Program), un programa de resolución de disputas coordinado a nivel nacional por la Asociación Nacional de Concesionarios de Automóviles y patrocinado por asociaciones de concesionarios locales y estatales de varias ciudades. Comuníquese con la asociación de concesionarios de su región para averiguar si operan algún programa de mediación.
  • Puede presentar una demanda ante una corte de menor cuantía. Puede tratar de resolver su disputa sin gastar mucho dinero y, por lo general, sin la intervención de un abogado. El secretario de la corte local para casos de menor cuantía puede brindarle información sobre cómo presentar una demanda y acerca del monto límite de dinero establecido en su estado.
     
  • Conforme a la Ley federal de garantías Magnuson-Moss, usted puede presentar una demanda por el incumplimiento de garantías explícitas, implícitas o contratos de servicio. Si obtiene un resultado favorable, es posible que recupere el costo de los honorarios del abogado y otros costos del proceso judicial. Un abogado puede asesorarlo sobre la aplicabilidad de esta ley.

Para más información

Para aprender más sobre cómo comprar y mantener un carro, visite ftc.gov/carros.