Pasar al contenido principal
Imagen
Estudiantes universitarios, no están seguros de si una oferta de trabajo es legítima? Llame a la compañía a un número que le conste que es real, no al que le dió el reclutador.

Si vas a ver a familiares en edad universitaria durante las vacaciones, adviérteles sobre una variación de la estafa de la “entrevista de trabajo” que nos han informado los estudiantes que buscan empleo permanente o de verano.

Las estafas de empleo virtuales no son nada nuevo, pero han dado un giro personal y convincente. Los estudiantes universitarios nos están diciendo que personas que dicen ser reclutadores para empresas de Wall Street, empresas de tecnología, minoristas nacionales y otros lugares atractivos para conseguir un trabajo se han acercado a ellos en plataformas de redes sociales. La propuesta es convincente. El "reclutador" puede asegurar que tiene una conexión en la universidad y decir que el decano o un profesor ha recomendado al estudiante como un candidato de primer nivel para el prestigioso programa de gestión de la empresa. En algunos casos, el reclutador puede enriquecer la conversación con nombres de profesores, puntos de referencia del campus o incluso recuerdos de sus días en la buena [inserta el nombre de la escuela aquí].

Luego viene una serie de entrevistas virtuales seguidas de una lucrativa oferta de trabajo. Lo siguiente es el habitual “papeleo de recursos humanos” que involucra el número de Seguro Social del estudiante, la información de su cuenta bancaria o licencia de conducir, u otros datos personales. En algunos casos, el reclutador puede enviar un cheque generoso como “bono de firma”, pero necesita que una parte del efectivo se envíe a otra persona, tal vez para cubrir el costo de un teléfono o computadora portátil de la empresa.

¿Qué está pasando realmente? Resulta que el "reclutador" es un ladrón de identidad que ha utilizado datos disponibles públicamente (el nombre del decano, profesores conocidos, tradiciones escolares, etc.) para robar información personal o intentar una estafa con cheques falsos.

¿Qué consejo le puedes dar a un estudiante para evitar una oferta de empleo falsa?

  • Verifica primero las “referencias” del reclutador. Si un reclutador utiliza el nombre de alguien de la escuela, comunícate directamente con el miembro de la facultad antes de seguir participando. Si la historia no coincide, es una estafa. Hazles un favor a tus compañeros de clase avisando a la Oficina de Servicios Profesionales de tu universidad.
  • Examina la dirección de correo electrónico del reclutador. Los ejecutivos envían correos electrónicos desde cuentas corporativas, no desde @gmail.com u otras direcciones personales. Por supuesto, se sabe que impostores piratean los sistemas de correo electrónico de las empresas. Una dirección que parece legítima no garantiza que sea real, pero un mensaje de una cuenta personal es una señal sólida de que se trata de una estafa.
  • Pisa el freno si te piden información personal. Si la conversación gira en torno a datos de cuentas bancarias, números de licencia de conducir, etc., para la conversación. Comunícate con la empresa a un número de teléfono que sepas que es real (no uno que te haya proporcionado el reclutador) y verifica dos veces para ver si la oferta de trabajo es real.
  • Reporta tu experiencia a la FTC. Si te cruzas con un estafador, infórmenos en ReporteFraude.ftc.gov.

Dejar un comentario es su elección. Para dejar un comentario, tiene que crear un nombre de usuario. De no ser así, no podemos publicar su comentario. La ley Federal Trade Commission Act autoriza la recolección de esta información con el fin de monitorear comentarios al blog. Los comentarios y los nombres de usuarios formaran parte del sistema de la FTC de registros públicos, los nombres de usuarios también formaran parte del sistema de la FTC de registros de usuario de computadora.

Puede que usemos rutinariamente dichos registros cómo se describe en el sistema de avisos publicados. Para más detalles sobre qué hace la FTC con la información personal que recolectamos, por favor lea nuestra política de privacidad.

El propósito de este blog y su sección de comentarios es informar a los lectores acerca de la actividad de la Comisión Federal de Comercio (FTC) y compartir información con los lectores para ayudarlos a evitar, reportar y recuperarse del fraude, las estafas y las malas prácticas comerciales. Valoramos sus opiniones, ideas e inquietudes y alentamos los comentarios. Pero tenga presente que este es un blog que está bajo moderación. Revisamos todos los comentarios antes de publicarlos y no publicaremos comentarios que no cumplan con nuestra política de comentarios. Esperamos que los comentaristas traten a los redactores del blog y entre sí con respeto.

  • No publicaremos comentarios fuera de tema, comentarios idénticos y repetidos, ni ningún comentario que incluya promociones de venta.
  • No publicaremos comentarios que incluyan mensajes vulgares, ataques personales que mencionen nombres, o términos ofensivos dirigidos contra personas o grupos específicos.
  • No publicaremos amenazas, declaraciones difamatorias, ni sugerencias que alienten actividades ilegales.
  • No publicaremos comentarios que incluyan información personal, como números de Seguro Social, números de cuentas, domicilios residenciales y de email. Para presentar un reporte detallado sobre una estafa, visite ReporteFraude.ftc.gov.

No editamos los comentarios para eliminar el contenido objetable, así que asegúrese de que su comentario no contenga ninguno de los contenidos mencionados anteriormente. Los comentarios publicados en este blog pasarán a ser de dominio público. Para proteger su privacidad y la de otras personas, por favor, no incluya información personal. Las opiniones de los comentarios publicados en este blog pertenecen exclusivamente a los individuos que las expresan. No pertenecen a la Comisión Federal de Comercio (FTC) ni representan sus puntos de vista.